Ir al contenido principal

La Isla del Segundo Rostro


Era un mamotreto voluminoso de hojas amarilleadas, cubierto además por una pátina de polvo. Olvidado en un anaquel todavía más apartado, cuando cayó en mis manos fue como abrir una caja de música, que te musita encuentros del pasado que parecían muy lontanos. En cierto modo la sensación que me había provocado aquel ejemplar, guardaba semejanzas con el regusto que deja la magdalena al mismo Proust por la resaca de remembranzas que desempolva. En aquella ocasión  me vino el rostro jocundo de mi padre y las carcajadas cuando se embebía en el interior de La Isla del Segundo Rostro de Albert Vigoleis Thelen. Ávido lector, Luciano que así se llamaba él, releía cada año esta novela que estaba con las cubiertas algo ajadas por su uso. Aún me parece ver su figura oronda bañada por la luz cenital de la cocina y la cabeza gacha, leyendo hasta que los párpados se le cerraban de cansancio (sabemos que leer y comer en la compañía de un libro es de mala educación, pero los dos, será por los genes, incurrimos en este error). Por eso, en muchas ocasiones me hablaba de un jocoso Vigoleis que iluminaba su cara de forma similar que lo hubiese hecho de cualquier amigo chistoso.

Una de las obras más importantes del siglo XX

Sin embargo, aplazaba la lectura de la obra de Thelen por una perezosa modorra y por el peso del ejemplar, un buen adoquín de letras que se podrían adensar en mis retinas y hacerse demasiado especioso. También jugaba en su contra que las expectativas creadas por mi progenitor fueran tan altas, que temía desengañarle si la novela me parecía tediosa. Pero aquella mañana decidí comenzar su lectura. Sin quererlo, me fui sumergiendo en la vigorosa prosa de Thelen. Su apertura abigarrada, con una descripción de la Bahía de Mallorca, con el barco acercándose rumoroso a puerto, en la que entrevera la belleza y la socarronería más absoluta, me enganchó tanto que leí veinte páginas de pie y conteniendo la respiración, hasta que la voz de mi madre en la lontananza me rescató del embrujo. El padre que en la cubierta reparte mamporros a diestra y siniestra  mientras el sol empieza a salir de su letargo, son una de las introducciones más gloriosas que jamás haya experimentado al abrir un libro. Soy consciente de que los tiempos del cachete han pasado, aunque uno se sienta identificado con aquellas situaciones que son aparentemente plácidas menos para los severos padres a los que los hijos se les descarrían, porque se creen inmunes al peligro en sus mentes candorosas.


Puesta de sol en la Bahía de Mallorca


La verdad, es que amén de los desencuentros del padre en la cubierta, he de reconocer que así hubiera soñado escribir yo y cualquiera con buen gusto:¡ qué delirio cada página!. Desafortunadamente Thelen no se prodigó mucho en el género narrativo, ya que a pesar de su éxito innegable con su opera prima, y casi única, decidió dedicarle sus desvelos al místico portugués Teixeira de Pascoaes (https://es.wikipedia.org/wiki/Teixeira_de_Pascoaes), del que fue intérprete y traductor. Parece una broma que un autor capaz de destilar tanta socarronería, luego se aferrase a la mística para desencanto de los que nos hubiera gustado prodigarnos más en sus hipotéticas novelas.También cabe reprochar a la ideología que nos hurtase a un Dashiell Hammett, es indiferente que fuese de izquierdas o derechas, porque como lectores ególatras nos preguntamos cuántos momentos de placer nos han sido negados por muchos derechos civiles que  Dashiell reivindicase. Es una broma, cada autor tiene sus inquietudes, si bien, nos parecía gracioso reclamar todo nuestro hedonismo literario. Qué jueguen con cualquier cosa, menos con los buenos libros. De todas formas, no llegaremos a los extremos de los lectores de Juegos de Tronos, que se insolentan al autor, porque ha matado a este personaje o manifiesta que está cansado de seguir escribiendo la saga. ¡Qué restallen los látigos!


Como decíamos tras el inciso, en la fabulosa Isla del Segundo Rostro transitamos por un período complejo de nuestra historia. Por aquel entonces, la isla era un refugio para la disidencia nazi que se enfrentaba también a una colonia británica importante. Los rifirrafes entre antiguos combatientes de la Gran Guerra, a pesar de abominar del nazismo en el caso de los alemanes y los que ofrecieron sus mejores años a la defensa del Imperio Británico, fueron antológicos y alcanzan con la insolencia iconoclasta de Thelen, momentos cumbres de la literatura. Así, grandes figuras como el Robert Graves del Yo, Claudio, se convertieron en levantiscos personajes cotidianos, que miraban con recelo a la creciente colonia germana y cuchicheaban a sus espaldas. Desfilan más ilustres por esta galería de intelectuales de los años treinta como nuestro Gómez de la Serna, que nos embauca con su monólogo de la tetera,  Keyserling, el Conde Rojo y su famosa imprenta, mecenas y autor de la mejor biografía de Bismarck y último epígono de Nietzsche, Bernanos, el gran Thomas Mann. Con la prosa de Thelen, que va desgranando las trifulcas, a la que se suma la historia increíble del protagonista, que llega a la isla a socorrer o más bien enterrar a un familiar, el jeta del cuñado, figura casi universal y que padecemos en todas las familias, vivimos las vicisitudes que recorren nuestra historia, hasta que la II República llega a su ocaso y aparecen de fondo las duras represalias que a instancias del consulado alemán se toman contra los abyectos enemigos del III Reich. Es curioso también cómo antes, este mismo consulado cuando el régimen nazi trata de congraciarse con las democracias occidentales, intenta atraer a la gran colonia germana para que participen en la pantomima de referéndums que les permitiesen envolverse en una capa aparentemente democrática. 

A medida que se acerca el final de la primera lectura, se me formaban gotas en los ojos. Una inmensa pena por perder a Beatrice y a Vigo, que me consolaban de mis avatares cotidianos, iba prendiendo en mi. Hasta que el poso triste se fue desvaneciendo, cuando al cabo de unas meses, rebobine las páginas de la  Gran Isla y lo volví a releer. Van tres veces en diez años. Es una novela imprescindible. Como nota final, recuerdo que Vigo se ganaba algunos duros haciendo de guía turístico en los años treinta para una agencia de viajes llamada Marsans. ¡Qué tiempos aquéllos! Luego duró lo que duró.

Comentarios

  1. Disidentes nazis?? Parece casi imposible sabiendo que Alemania entera nadó en el nazismo. No me quiero imaginar a que tendrían que enfrentarse de ser detenidos!!! Desconocía este libro y a su autor. Desde luego lo buscaré. Excelente reseña.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo primero, muchas gracias por los comentarios. Además vienen de una persona que por tus reseñas puedo calificar de brillantemente intelectual. En segundo lugar, recomendarte la obra porque no sólo es que los personajes que crea prodigiosamente Thelen te atrapen, sino que contiene episodios de metaliteratura, - la defino como la literatura dentro de la literatura- llenos de hilaridad y de la visión ácida del autor. Por otra parte, mi perspectiva del fenómeno nazi difiere de un análisis monocorde. El engaño como los mejores venenos fue instilado lentamente, pero inicialmente, ni Hitler gozaba de un refrendo mayoritario de sus compatriotas y si ganó el peso político en el Parlamento, fue incendiando el mismo Reichstag y culpando arteramente a los comunistas de tamaña acción de sabotaje. Más tarde, con la propaganda masiva de Goebbels, proyectó una imagen de hombre de paz, que si tensaba la cuerda era para enmendar injusticias derivadas de Versalles. Parecía que el lebensraum y las pretensiones maximalistas de Mein Kampf fueron cediendo frente a un hombre que maduraba en líder pragmático, lo que le hizo ganar enteros en la opinión pública. Al mismo tiempo iba limpiando su camino a la guerra de escollos como el caso Blomberg, purgando la Wermacht donde tenía a muchos detractores. Perdón por la autocita, en esta entrada tratamos cómo se laminó Hitler a los elementos adversos a sus planes expansionistas (http://elazoguedemidesespero.blogspot.com.es/2016/02/si-supieramos-por-adelantado-las.html) Cuando empezó la guerra, a medida que fue cosechando éxitos con unas bajas razonables, el pico de popularidad iba creciendo. Otra vez, muchas gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje uno es compatriota de las personas que leen sus mismos libros.
    Leí esta maravilla de Thelen hace más de 20 años y la verdad que coincido contigo, es una obra que se disfruta con cada página, porque es completa, es la vida misma. Divertida, picaresca, épica, romántica, aventurera lo tiene todo. Sus anécdotas y sus personajes, desde el más pintoresco hasta el habitante de la isla hasta los más famosos escritores. El espíritu de "Vigolo" vive en nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Es mi novela preferida, y a pesar de su presencia voluminosa, cada cierto tiempo necesito releerla para refugiarme en el humor de Vigolo, cuyo espíritu como bien dices, sigue presente en nosotros. Su comienzo irreverente, el cuñado jeta, en fin, y luego su estilo es inconmensurable.

    Y me ha gustado lo que decías al principio, que uno se construye la patria con las lecturas que acumula a lo largo de la vida. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los comienzos del más grande

El micrófono valorado en más de un millón de dólares>> secretaba el televisor, que se hacía eco de un reportaje dedicado a un  cantante muy famoso. Nosotros en el duermevela de la siesta, alzamos atraídos por la noticia un párpado, para que se nos revelasen  las formas del instrumento, pero apareció aquel bulto envejecido. Antaño había producido la dicha en millones de sus seguidoras y  tuvo en el hito del Teatro Paramount, una de sus paradas en el camino de la fama. Aquella noche en cambio, el fenómeno iba a actuar en el Santiago Bernabéu. A todos los italianos les brillaba una sonrisa al escuchar su nombre, pues a pesar de los esfuerzos de su madre, una genovesa que según la leyenda renegaba de su orígenes, Frank Sinatra nunca renunció a aquellas amistades de barrio y a otras más comprometidas y menos recomendables ( Salvatore Giancana, mafioso que controlaba el ocio nocturno en varias ciudades, entre otros).   





Al fin y al cabo, Frankie era un medio italiano surgido de un alfo…

Gardel, la muerte no es el final

Su expresión mudaba con los cirujas, maulas, otarios o perdularios que se aferraban a un viejo esmoquin como brillo de un pasado de éxito, que se perdió en los anales causados por las desdichas.  Se apoderaban de él con nocturnidad en todos y cada uno de sus shows, que le removían las entrañas para dejarlo exhausto. Las minas eran  estrellas inalcanzables,¿ quién no se ensoñó con Madame Ivonne?

Han pasado diez años que zarpó de Francia,
Mamuasel Ivonne hoy solo es Madam…
La que va a ver que todo quedó en la distancia
con ojos muy tristes bebe su champán.
Ya no es la papusa del Barrio Latino,
ya no es la mistonga florcita de lis,
ya nada le queda… Ni aquel argentino
que entre tango y mate la alzó de París

Aquellos personajes cobraban vida en su interior, y el cieno del arrabal, con las notas sincopadas del bandoneón se convirtieron en poesía. Por eso cuando el avión que les transportaba chocó con otra aeronave antes de despegar en Medellín en el año 1935, segando la vida de Carlos Gardel