Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Cuando éramos reyes

En plena resaca, con unas bolsas que rodean nuestras ojeras tras una noche de sábado con resabios futboleros, como si en un trampolín del tiempo hubiésemos pegado un brinco de años, por supuesto envejeciendo, vuelven a la memoria unas palabras del director de cine, José Luis Garci(1)  Imaginemos a este ilustre atlético, sumergido en la triste melancolía de la derrota, expeliendo las humaradas azules y la voz cascajosa cabalgando por las numerosas inflexiones que caracterizan sus circunloquios.  Don Jose Luis ha repetido hasta la saciedad que salvo honrosos filmes como Evasión o Victoria de John Houston, no ha habido ningún ejercicio cinematográfico que supiese plasmar la épica del fútbol. Luego con su habitual prosodia, nos evoca que el fútbol tiene ecos caballerescos y por qué no, algunos autores emparentaron a nuestros jugadores con los gladiadores de antaño. ¿Sería Cristiano Ronaldo el Publius Ostorius de Pompeya? Y el hijo del extinto sátrapa Gadaffi que jugó en la serie A italian…

El amigo torpón

Para el primer paso había que comprar víveres suficientes para una semana o ayunar. También era necesario, para evitar las visitas inoportunas, avisar que uno no estaba disponible para nadie o que salía de viaje por una semana, o que había contraído una enfermedad contagiosa" ( Estrella distanteRoberto Bolaño) . De esta guisa se nos describe la atmósfera creativa de un movimiento literario de extrema derecha expelido por supuesto por la selvática imaginación del gran Bolaño, que requiere ante todo reclusión.Había que ser un ermitaño, defecar sobre los grandes clásicos e incluso devorar sus hojas para que su genio se transmutase en nuestras manos febles en inspiración, que a resultas de los ojos observadores del escritor chileno, suponía una aspiración demasiado frágil, que cualquier insensato podría romper en mil añicos.


Aparte del trasgresor movimiento literario, las visitas inoportunas que truncaban una racha creativa han degenerado en un tópico literario por lo que vam…

El gran masturbador

El requesón (asimilaciones de esperma no segregada) de algunos artistas ha entrañado sus creaciones de una obscenidad, que a veces como esquirlas, invaden nuestra sensibilidad. Cuadros donde la cópula asilvestrada se nos hace más que evidente, a pesar de que nos frotemos los ojos incrédulos, o en los que el piano sodomizado se adivina vehemente en la composición. Las dilaciones de algunos de estos arquetipos genialoides nunca intencionadas en el terreno de la sexualidad, debidas en parte a su retraimiento natural o a su idilio con las musas, sea cual fuere el motivo, les apartaron de las artes amatorias hasta edad madura. Con los años sus omisiones se transformaron en obsesiones sexuales, delirios de epígonos de Onán,  que fueron macerando en sus obras con un barniz de escándalo. Pocos recuerdan del joven Luis Buñuel hasta que salió de la crisálida de su soledad en LaResidencia de Estudiantes, más que su aspecto hosco, lacónico en las palabras y sus guantes de boxeo, con los que golp…

Bolaño salvaje

Antes de empezar, con el llamado último maldito de la literatura, Roberto Bolaño, que baqueteado recorrió los inframundos de la poesía mejicana, y cuyos avernos tan bien plasmó en sus Detectives Salvajes, deberíamos narrar mis piruetas de funámbulo para que recayese en unas manos del todo inhábiles una sección de cultura de una revista de tirada media (ambos hechos guardan relación y alguno me motejará de paracaidista, intruso, aventurero). Con afán amateur de las letras, escribí un artículo técnico del funcionamiento del sistema bancario europeo, en el que desvelaba desde mi punto de vista los arcanos en los que se engrana la causa de tantos de nuestros desconsuelos durante la crisis. Quizá llegaba a conclusiones viciadas en el mismo, no caeré en esa especie de onanismo intelectual de muchos economistas, que revisten sus hipótesis de la aureola de la única verdad. Pero más allá de  las disquisiciones económicas, casi siempre bizantinas, aquel artículo le encantó al director de la rev…