Ir al contenido principal

¿Dónde reposa Groucho Marx?

Las películas de los Hermanos Marx están asociadas a deliciosas jornadas vespertinas de cine,  en las que las cintas de humor de estos genios despertaban nuestras sonrisas y alguna que otra carcajada. Una vida en la que el humor traspasaba el celuloide - hay humoristas que cuando bajan de las tablas transforman su rictus en serio, no es ni mucho menos el caso que nos ocupa. Porque Groucho Marx que fue una auténtica celebridad se había convertido en el embajador del Séptimo Arte y participaba en largas recepciones donde se encontraba con personajes de lo más variopinto. Así, de esa guisa disfrazado de sí mismo, le espetó un conocido dictador que había visto todas sus películas. De los retratos en los que mostraba una pose hierática, a ese personaje chabacano, envejecido que codeaba al humorista y que repasó su filmografía airosamente. Hasta que la conversación desembocó - se había aferrado a su codo y no dejaba a Groucho desprenderse - a los parabienes de la patria, cuando el dictador dijo campanudo.- En mi patria somos todos muy machos.

- En la nuestra, la mitad hombres y la mitad mujeres y nos lo pasamos muy bien.- Se le puso cara de pasa al sátrapa que no supo entender la broma de Groucho, suficiente para desasirse de tan corajudo individuo, que le quería absorber como un agujero negro.


De ABC Photo - eBay, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20403474
Su humor trascendió en un arte delirante, que
desafortunadamente no ha tenido dignos sucesores


Sin embargo, quizá la leyenda urbana - no se sabe a ciencia cierta si la anterior experiencia se produjo en los términos que reflejamos- que más ha trascendido haya sido la del epitafio de la lápida de Groucho Marx, donde supuestamente inscribieron el "Disculpe que no me levante" por razones obvias. ¡En todo caso se levantaría el zombi de Groucho y no el mismo Groucho! Pero lamentamos decir que en fotografías de la misma, sólo aparece referenciado el nombre y los apellidos, junto a una estrella de David, pues el intérprete era de origen judío. ¿ Entonces de dónde procede semejante rumor? De una entrevista en la que el actor reclama que graben en su lápida la frase de marras, atendiendo a un humor tan típico de Groucho. No en vano, sus guiones nos han deparado infinidad de frases a las que recurrir en cualquier circunstancia, con las que saldremos airosos y con una nota de humor. Quién no ha dicho tras una larga lista de peticiones " y dos huevos duros", que nos evoca a la escena del camarote de los hermanos Marx. O si la pieza estaba invadida de invitados no esperados, o más de los que pensábamos, " esto parece el camarote de los Hermanos Marx". Cuando uno se asoma a los urinarios, y un compañero orina a tu lado, te entran ganas de espetarle a lo Groucho que "qué se trae entre manos" Y si quiere quedar más que campanudo en una tertulia espontánea que a raíz de la crisis han creado enconos inusitados entre amistades, y pontifica que " La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y luego aplicar los remedios equivocados" Algunos políticos, sobre todo independentistas, quedan retratados por el genio del humor. Frases que como la de lápida, quedaron sin duda en el acervo cultural popular.


De Desconocido - Newspaper of Saginaw, Michigan, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9733211
Afiche de una actuación de los Hermanos Marx, 1911


Mucho nos tememos, que con la muerte no llegó el final de las peripecias de Groucho, que falleció hace cuarenta años de una neumonía traicionera, que le dejó postrado hasta su dramático final. Incinerado, sus cenizas se depositaron en un lugar del Eden Memorial Park del cementerio de Mission Hills de Los Ángeles al que acudían sus admiradores, y con la lápida del nicho más que reluciente, sin ninguna de las inscripciones que adornan la leyenda, siempre tuvo unas flores frescas como dulce compañía. Hasta que un día la tapa del nicho apareció abierta, y los restos del grandísimo intérprete desaparecidos. Cundió la alarma. Si fuese algún mitómano, ¿ se ceñiría únicamente a los restos de Groucho o rapiñaría también los cadáveres de otras celebridades? No darle demasiado pábulo aconsejaron las autoridades, por el grado de imitación que conllevan estos delitos. No obstante, cuando los rescoldos de aquel episodio que se había aireado a los cuatro vientos, parecían apagarse definitivamente, una mano milagrosa dejó los restos del interprete a las puertas del Mount Sinai Memorial Park de Los Ángeles. Ni una esquela que explicase las razones para hacer desaparecer los restos del señor Marx. ¿Quizá que no se le enterrase con gentiles? Las causas del robo del cadáver del artista permanecen en una nebulosa, como la nueva ubicación donde el mayor de los hermanos Marx, reposará toda la eternidad. ¿ Con el fin de evitar tentaciones? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegoría dorada del Mago de Oz.

El maravilloso Mago de Oz, aparte de un fabuloso relato para luchar contra nuestros propios complejos - la inmensa telaraña que construimos en torno nuestra y que algún crítico ha tildado como un manual de autoayuda-  pues como decíamos, es un libro más alegórico de lo que parece a simple vista. A tenor de las divagaciones de  Paul Krugman, premio Nobel de economía algo extravagante en las conclusiones de sus artículos del New York Times(1),  bajo unas fórmulas claramente infantiles, el Mago de Oz esconde una mordaz diatriba contra el Patrón oro. Su autor  L. Frank Baum, un hyphenated, fue testigo de cómo muchos propietarios hipotecados del Estado de Kansas, que describe con una notable penuria en sus tiempos, perdían sus terrenos y eran expulsados de una actividad centenaria, que como granjeros habían desarrollado durante generaciones y generaciones familiares. Por aquella época finisecular - publicado en 1900- en plena era de la Primera globalización que acabaría como sabemos con un…

Musa de piratas y bohemios

Una humareda azul intensa como sus pupilas, se desprendió del cigarrillo con filtro. Sofisticada, gambeteaba por la malograda pieza con tiento, mientras expelía frases con su voz argentina y alguna palabra en francés. - ¿Así que usted es Don Ramón? ¿El famoso Don Ramón?- El literato asintió con aires principescos. La joven dama entretanto siguió revoloteando en torno suya, enervando por su extraordinaria belleza, al maestro. - ¡Quería conocerle si no es mucho fastidio, mom chéri!- El poeta calibraba la hermosura de aquel ángel caído del cielo. Unas incipientes ojeras denunciaban sin embargo, una vida disipada. Don Ramón no le quitaba ojos, estudiaba a la joven, porque quería llegar a sus propias conclusiones. Había oído hablar tanto de la musa de los bohemios parisinos, que le azuzó una curiosidad insana. Manco, estaba garabateando con el otro brazo, el derecho y el que le quedaba, unas notas de la próxima novela y vino aquella corriente impetuosa, que escupía preguntas sin parar.- ¿ …

Mary Celeste, el barco fantasma.

En los suntuosos recuerdos(1) de nuestra niñez, brillan los mapas imaginarios de corsarios y piratas, cuando en plenos vericuetos guadarrameños, aguardábamos agazapados en el campo a que pasasen de largo los mayores, para franquearnos el paso en el juego, al lugar donde presuntamente habían escondido el premio. En una de aquellas idas por el dédalo sembrado de pinochas, Toby, un precioso cocker spaniel, más avezado y buscador infatigable de viandas,  se hizo antes que nadie con el premio gracias a sus sensibles pituitarias. Poco después, el cordel de un chorizo de cantimpalo colgaba delator de su boca, y con cara jocunda, nos miraba altivo porque no alcanzaba a comprender el motivo de nuestras risotadas.  Fue gracias a La Isla del Tesoro (2), que descubrimos el placer de imaginarnos aventuras como las de su protagonista, Jim,  y convertirnos algún día en grumetes. A lo largo de nuestras vidas, recelamos de los Long John Silver o nos atrajeron los seres extraños como Ben Gunn, colmados…