Ir al contenido principal

Simic y Platón



Igual que en una ratonera elevo confuso  mis pensamientos de tarde cenicienta, y con redobles metálicos. En el horizonte se barrunta tormenta, nubes de evolución como dice la mujer pimpolluda del tiempo . Algo me reconcome, un halo metafísico que se interpone para volver a las filosofías, que ruedan en mi cabeza nimbada de estrellas.  Es entonces, que me asaltan unos versos de Charles Simic (1). Y es que nos ponemos tristes en cuanto pensamos, ¿es esa nuestra enfermedad de hombres como afirmaba Nieztsche? ¿Tener conciencia de nuestra propia existencia? Mis pisadas albergan un aliento impreciso  en el parque espinariego de Cipriano Geromini, me deslizo de todas formas por su alfombra de polvo en la que los jacintos sueñan con flotar. Mientras, mastico los versos de Charles Simic. 


               Extracto de Carta


Queridos filósofos: me pongo triste cuando pienso.
¿A vosotros os pasa lo mismo?
Justo cuando estoy a punto de hincar los dientes en el noumenon,
alguna novia antigua me viene a distraer.
"¡Ni siquiera está viva!" grito a los cielos.

(De "Gods and Devils", 1990) Charles Simic


Una obra que leímos con fruición y que
resume de forma muy amena, las
principales corrientes del pensamiento.



En mis cavilaciones, me detengo  en la  manera indolente de acariciar la vida sin posarse en sus tribulaciones, que apreciamos en pueblos como El Espinar. Son aquellos campesinos que adoraba Rousseau en la distancia. Con rostros severos y atezados por el sol, a todo lo confieren  de un haz de inextricable misterio, con su laconismo. ¡ Tanto miden sus palabras antes de entregarse a tu confianza! Si pudiéramos sondear en sus mentes, la nada, en la que apenas rebullen las dudas. Desde luego, una presunción falsa y simplificación del pensador francés. Recuerdo cómo Prado(2), una muchacha espinariega de apenas veinte años estudiaba leyes, y giraba como una veleta anhelando encontrar una guía para su vida. -  ¿Qué quiso decir realmente Platón en el Mito de la Caverna, Muna?



Platón y su mundo de las ideas,
sobre él y Aristóteles
se erige el pensamiento Occidental
De Desconocido - Marie-Lan Nguyen (2006),
https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1307144


Me había sorprendido la pregunta, porque la andanada era de alcance (¿chi lo sa?). Prado acababa de llevarse una espiga a la boca fresca, ayuna de maldades. – Supongo, Prado, que querrá decir que los filósofos como portadores de la verdad, son los únicos que pueden revelarnos que en el mundo hay algo más que sombras.

-          - Yo creo que también habla de nuestras mentes, que acostumbradas a las sombras, les resulta difícil mirar al mundo de otra forma. Es decir, que con nuestro corto entender reducimos un  mundo complejo a sombras
-          Quizá.  – Miro su ejemplar de El mundo de Sofía, el bestseller del escritor noruego, Jostein Gaardner, que sujeta desvaídamente con ambas manos. Un compendio de la historia de la filosofía que nos resultó muy ameno en aquella época.

Corría el año 94, Brasil ganaba a la Italia de Roberto Baggio el Mundial de EEUU, para nuestro disgusto. Unos días más tarde, me topaba con un amigo del instituto, Ismael, que había decidido estudiar filosofía. Me dijo que estaba encantado porque tenía que leer muchísimo, y que por fin, comenzaba a disfrutar de algo que le había sonado demasiado obtuso al principio. Le observé con el rabillo del ojo y cierta envidia, cuando sus carrillos nacarados se encendieron de arreboles.- Toma, llevo La República de Platón. ¡Léela, amigo, que es sencilla, de verdad! – El ronroneo del motor del autobús tronaba de fondo, cada vez que frenaba en una parada. Sabía de nuestros  debates vitriólicos en las clases de filosofía de COU.  ¡Yo era de Wittgenstein a muerte! Le repuse que no. Como me había dedicado al rubro más mecanizado de la ingeniería, no quise que los cantos de sirena de los pensadores me hipnotizasen de nuevo. Cuánto valían las ideas de los sabios al peso. No construyen puentes ni salvan vidas. 



Roberto Baggio, grandísimo jugador de fútbol
(The original uploader was Danyele de Wikipedia en italiano)
-https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=39968839


(1)   Bonifacio Álvarez, todo un descubrimiento por su pulso literario, recuperó este poeta que había abandonado en el desván de los recuerdos.

(2) Prado es la antigua novia que me viene a distraer del poema de Simic. De ojos azules y con pecas, nos buscábamos en cada sonrisa. Como su padre coleccionaba cachivaches y aperos de campo, bromeaba con ella que aquel era el Museo de Prado.

Comentarios

  1. Yo siempre fui un poco de Kant y sobre todo de Sócrates y su mayéutica, y su idea de “partero” que ayuda a los demás a extraer su propio pensamiento en vez de intentar iluminarles. Sospecho que desde Sócrates todo ha sido marear la perdiz.

    La mejor forma de que la filosofía no le embrutezca (paradójicamente) a uno, es hacer (y hacerse) preguntas, más que esforzarse en vano en contestarlas. Luego, la realidad las responde (más o menos) de manera espontánea.

    Intentar reducir la realidad a un pensamiento meramente racional (propio o ajeno) es como intentar entender a la novia de uno, o contar todas las espigas del campo. Esfuerzo inútil.

    Te regalo un aforismo propio, acorde con tu artículo:

    “El campesino se parece tanto a sus aperos, que, para hablar con él, hay que saber usarlos. Y no es malo eso de entenderse con la tierra sin retóricas, pero la tierra sólo cuenta sus secretos a quien se encuentra en paz con ella”.

    A veces la mejor filosofía es el (paciente) trabajo.

    Gracias por la alusión personal. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto,Bonifacio,me ha gustado mucho tu aforismo.La tierra elige a quien revelarle sus secretos.Algunos no sabemos si por impaciencia o incomparecencia,apenas la conocemos y su existencia está llena de arcanos.Por ejemplo,cultivar y que florezca algo no es tan sencillo,pero algunos lo logran en un erial.A otros no nos florece nada ni en el Amazonas.Y sí,eres literario.

      Eliminar
  2. Yo por mi fijación con las palabras de Wittgenstein.De Sócrates o Jantipa,que algún maledicente sugiere que era la mente pensante,coincido contigo en su forma de alumbrar a los demás,con su guía paciente,los pensamientos que quería esbozar.Me gustaba Kant,no tanto Niezstche y su nihilismo,al que sucumbieron compañeros míos.Esta entrada indaga en los años que nuestro futuro estaba por decidir y nos decantamos por lo que más bienestar,por supuesto material,nos podría producir.Yo a veces me torno en el recuerdo a aquellos años de esperanza,cuando soñaba con ser filósofo y escritor.

    ResponderEliminar
  3. Siguiendo con el símil campesino, Nietzsche era un sembrador de dudas, al que algunos convirtieron (y siguen) en semilla de un nihilismo simplista sin conocer siquiera su obra.

    Su aportación fue romper con la inercia del pensamiento occidental moderno y regresar a la esencia del ideario grecorromano clásico. Derribando lo peor del oscurantismo gregario de raíz cristiana, para devolver al ser humano las riendas de su propio destino y concepción, dignificándolo en teoría.

    La ironía es que Nietzsche defendía cierta (irracional) metafísica subjetiva en su obra, pero también un apasionamiento lúcido en su visión objetiva de la decadente realidad occidental. Lo cual luego ha sido reducido por su legión de seguidores (en la práctica) a un posmoderno materialismo radical frío e inane, en el pensamiento y fuera de él (también en la literatura). El cual sigue imperando a día de hoy, y se ha estandarizado por desgracia.

    Bueno, es mi opinión.

    Se puede ser filósofo (y hasta escritor) sin escribir. De hecho, se es mejor filósofo no escribiendo mucho.

    Sócrates no emborronó una línea y aquí estamos nosotros, hablando todavía de él milenios después.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con todo, salvo en lo de escritor. Hay que emborronar unas cuartillas por lo menos, otra cosa es tener más o menos acierto, o siquiera publicar. ¡ Cuántas veces se han rechazado verdaderas obras maestras, hasta que encontraban una rendija por la que pasaron a la posteridad! Y las que nos habremos perdido, por el veleidoso azar que juega con dados trucados, todavía más cuanto interviene el discutible gusto de las editoriales.

    Respecto a Niezstche nunca me llegó a deslumbrar, porque aparte de su visión rompedora, siempre me pareció un escritor mejorable ( quizá sus traducciones al castellano no fuesen del todo atinadas, y aunque sé algo de alemán, no hasta al punto de abordarle en original, que ya me parece demasiado especioso traducido). A Ortega se le calificaba de narrador frustrado y de ahí lo que algunos de sus detractores encontraban en sus textos, un abuso de metáforas efímeras.

    Algún articulista jugando con el pobre Sócrates, dudaba de su existencia, y casi le convertía en un personaje inventado por Platón, que se había inspirado en aquel pobre hombre mangoneado por su mujer, Jantipa. Algo irreverente, me temo. Si encontrase el artículo en El Confidencial, pero tampoco estoy seguro de que lo leyese allí.

    Por cierto, aun cuando todos seamos filósofos, por casualidad sacié mi ansia en esta materia, cuando me topé con ella en unas asignaturas inesperadas de Pensamiento Económico. Estudiaba economía, y se cruzó por mi camino la denominada Teoría del Valor que se remonta a Aristóteles. Sería demasiado largo de contar. Perdón por la extensión.

    ResponderEliminar
  5. Sobre la teoría del valor tengo nociones, Adam Smith y demás. Algo leí en su momento (sobre todo desde la perspectiva marxista) pero sin profundizar mucho. Se me hace muy abstracto.

    Uno de los efectos del tsunami nihilista que vino tras Nietzsche, fue el hábito de desmitificarlo todo, extendiendo eso a la propia existencia del sujeto desmitificado.

    Si nos ponemos, todos los filósofos podrían ser el mismo. Alguna gente que considera la filosofía como algo inútil, metería a todos ellos en el tonel de Diógenes (el de Sinope) y lo harían rodar pendiente abajo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonifacio,la teoría del valor que se origina en La ética Nicomaco de Aristóteles,tiene una línea de continuidad que pasa por Adam Smith,Marx o Jevons.Imprescindible para entender los incentivos y el funcionamiento de cualquier economía,incluso la moderna.De su interpretación han bebido tiranías o mentes brillantes como Oskar Lange,que quisieron sustituir el sistema de precios por ecuaciones matemáticas y no lo lograron.Esa quimera se tradujo en un sistema represivo.Lo bueno de todo,es que recuperé al pensador que de había disfrazado de hombre pragmático.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Saludos para sendos filósofos.
    A veces me pierdo en un diálogo de Platón, que tan poco entendí en el COU o la Universidad como ahora. Sin embargo ahora lo disfruto, y no desespero porque me limito a quedarme en el embeleso de la duda.

    Os dejo también una frase del Abate Galiani:
    "La buena filosofía comienza con la duda y no acaba jamás con la obstinación"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rubén. La filosofía griega no es difícil, creo... Con la filosofía posterior (como la alemana) la cosa se complica mucho más.

      De todos modos, eso de quedarse con la duda es lo mejor. Las certezas son difíciles de defender y falsables a la larga.

      Eliminar
    2. Como dice Bonifacio,siempre con buen tino,la filosofía griega no es demasiado compleja y nos revela mucho de los fundamentos.En mi caso ,Rubén,me he movido en el filo de una duda,que vivía como una lenta consuncion.A veces,abalanzarte al frenesí de la inconsciencia te permite tomar resuello,para volverte a acercar a la filosa incertidumbre.Me ha encantado tu aforismo.Un saludo,filósofos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La alegoría dorada del Mago de Oz.

El maravilloso Mago de Oz, aparte de un fabuloso relato para luchar contra nuestros propios complejos - la inmensa telaraña que construimos en torno nuestra y que algún crítico ha tildado como un manual de autoayuda-  pues como decíamos, es un libro más alegórico de lo que parece a simple vista. A tenor de las divagaciones de  Paul Krugman, premio Nobel de economía algo extravagante en las conclusiones de sus artículos del New York Times(1),  bajo unas fórmulas claramente infantiles, el Mago de Oz esconde una mordaz diatriba contra el Patrón oro. Su autor  L. Frank Baum, un hyphenated, fue testigo de cómo muchos propietarios hipotecados del Estado de Kansas, que describe con una notable penuria en sus tiempos, perdían sus terrenos y eran expulsados de una actividad centenaria, que como granjeros habían desarrollado durante generaciones y generaciones familiares. Por aquella época finisecular - publicado en 1900- en plena era de la Primera globalización que acabaría como sabemos con un…

Musa de piratas y bohemios

Una humareda azul intensa como sus pupilas, se desprendió del cigarrillo con filtro. Sofisticada, gambeteaba por la malograda pieza con tiento, mientras expelía frases con su voz argentina y alguna palabra en francés. - ¿Así que usted es Don Ramón? ¿El famoso Don Ramón?- El literato asintió con aires principescos. La joven dama entretanto siguió revoloteando en torno suya, enervando por su extraordinaria belleza, al maestro. - ¡Quería conocerle si no es mucho fastidio, mom chéri!- El poeta calibraba la hermosura de aquel ángel caído del cielo. Unas incipientes ojeras denunciaban sin embargo, una vida disipada. Don Ramón no le quitaba ojos, estudiaba a la joven, porque quería llegar a sus propias conclusiones. Había oído hablar tanto de la musa de los bohemios parisinos, que le azuzó una curiosidad insana. Manco, estaba garabateando con el otro brazo, el derecho y el que le quedaba, unas notas de la próxima novela y vino aquella corriente impetuosa, que escupía preguntas sin parar.- ¿ …

Mary Celeste, el barco fantasma.

En los suntuosos recuerdos(1) de nuestra niñez, brillan los mapas imaginarios de corsarios y piratas, cuando en plenos vericuetos guadarrameños, aguardábamos agazapados en el campo a que pasasen de largo los mayores, para franquearnos el paso en el juego, al lugar donde presuntamente habían escondido el premio. En una de aquellas idas por el dédalo sembrado de pinochas, Toby, un precioso cocker spaniel, más avezado y buscador infatigable de viandas,  se hizo antes que nadie con el premio gracias a sus sensibles pituitarias. Poco después, el cordel de un chorizo de cantimpalo colgaba delator de su boca, y con cara jocunda, nos miraba altivo porque no alcanzaba a comprender el motivo de nuestras risotadas.  Fue gracias a La Isla del Tesoro (2), que descubrimos el placer de imaginarnos aventuras como las de su protagonista, Jim,  y convertirnos algún día en grumetes. A lo largo de nuestras vidas, recelamos de los Long John Silver o nos atrajeron los seres extraños como Ben Gunn, colmados…