Ir al contenido principal

Maqroll, Mutis y Facundo Cabral

" Me gusta andar, pero no sigo el camino pues lo seguro ya no tiene misterio" Facundo Cabral

En los viajes indómitos por una Sudamérica de gran fronda, en pos de oportunidades de desarrollo para la localidades que visitábamos, tuvimos un compañero inesperado y de  prestancia singular. Estaba la expedición imbuida por los aires de aventura de este personaje literario y los largos desayunos, gracias a los que resistimos una verdadera dinámica infernal, con jornadas extenuantes en poblaciones circundadas por la jungla, siempre nemorosa. Imaginándonos ser el Maqroll El Gaviero, no nos derrotaba la destemplanza del hogar lejano ni la melancolía de la familia, y cogíamos nuestro hatillo de la marca Gabol para retreparnos en camiones por los somontes amazónicos o volar al siguiente destino. En nuestra maleta pesaban los libros, única ventana para escapar de las vomitonas, los ojos afiebrados, cuando cada uno se confinaba en su tienda de campaña en la oscurecida de la noche. ¡ Qué hubiéramos dado por un libro electrónico! Entonces recordábamos a Álvaro Mutis su creador, el colombiano que estuvo afincado en Méjico por  razones turbias de negocios, y que comenzó tarde en esto de la literatura. Una figura curiosa porque traspone con su poesía latente hasta en las entrevistas, todo un caudal narrativo que sorprende por su calidad. Don Álvaro Cuidaba la forma, quizá por su admiración a Marcel Proust (1) y también del fondo, pues sus tramas nos revelan vetas de su oficio, como representante  de grandes firmas, pues conoce esa atmósfera mundana. En algunas recensiones sobre la obra que capitaliza el marinero, se afirma que el hecho de publicar siete novelas del marino Maqroll no es caprichosa, sino un guiño al gran escritor francés.   


Esta recopilación nos sumerge
en todas las historias de Maqroll


A pesar de que hayamos leído más de una vez las novelas del Gaviero, la imagen de este antihéroe sin edad, aparece difuminada y es difícil esbozarle unos rasgos concretos. Lector empedernido, hasta en los instantes de mayor tribulación saca su ejemplar de buena literatura de la vida de San Francisco de Asís u otros libros de enorme enjundia, que mastica con gran voracidad. Son esas características presuntamente irreconciliables, un lector infatigable con el rebelde más que recalcitrante, las que humanizan al personaje y en nuestro caso tomarle un gran afecto ( en medio de la aventura, abríamos un avejentado libro, carcomido y jaramago por la humedad de la jungla como el personaje de Mutis). El Gaviero es un sesentón al que todos parecen amar, o le juran una lealtad que juzgaríamos como casi romántica, más en estos tiempos donde el honor se halla en almoneda. En sus precarias aventuras,  destacan dos amigos: Abdul Bashur e Illona Grabowska (con ésta que emerge y desaparece de la trama como Guadiana novelesco). Los rumores nos indican que Maqroll nació en las playas de Bélgica, pero ni siquiera se lo habría atrevido a confesar a su propio padre literario, como advertía empapuzado en un mar de risas Mutis. De naturaleza errante, nos recuerda aunque algunos creen que se trata del alter ego de Mutis, por su facundia y erudición a un Facundo Cabral que llevaba el hatillo con garbo y afilaba la lengua para soltar cualquier endecha que siempre nos sorprendía por su desapego material. Por algo el cantautor argentino se consideraba un vagabundo first class ( ver video del que se consideraba de ninguna parte )  Por todas estas razones, recomendamos encarecidamente la recopilación, Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero. El Cervantes que se otorgó a Don Álvaro fue gracias a personaje tan entrañable, al que obedecen sus más importantes incursiones narrativas. 


Facundo Cabral, un espíritu libre como Facundo Cabral, que canta
http://www.flickr.com/photos/44991829@N07/4132702047/in/photostream,
commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15784109


Porque el escritor fue también una persona de gran originalidad. Álvaro Mutis buscó cobijo en Barcelona bajo las alas protectoras de Mamá Balcells, la agente literaria que se interpuso entre los autores y los editores con el fin de evitar los abusos de los segundos. En muchas ocasiones los excesos de los editores condenaron a la inactividad a los escritores, que preferían dejar de ejercer su oficio a perpetuar un acuerdo abusivo. Por allí pululaba la corte de escritores hispanoamericanos, comuna alegre de las letras que fundó el famoso boom hispanoaméricano, que como decía Julio Cortázar, fue más una invención de la prensa, que simplifica en extremo sus conclusiones, sobre todo cuando se acerca incómoda a fenómenos culturales . Sin embargo, Mutis se consideraba de forma genuina un poeta, que aterrizó en la prosa forzado por el aluvión de imágenes poéticas que fueron aglutinándose en sus retinas y en su cabeza. Podríamos decir que el aventurero le había parasitado, de manera que los primeros garabatos fueron cobrando una forma lejos de cualquier premeditación. El mismo nos recalcaba que no había un plan preconcebido, sino que le abordaban las historias que bullían en su cabeza, hasta que vomitaba en un papel todo el hato de relatos. Su vida experimentó un vuelco increíble, quizá copernicano, cuando fue acusado de apropiación indebida en la petrolera Esso. Diario de Lecumberri surge de esa amarga experiencia, los quince meses que purgó en prisión preventiva, a falta de saber si se cursaba su extradición a Colombia. En Méjico iba a vivir una amistad sincera con Gabo y con  algunos de los representantes de la Generación del Medio Siglo.

Gabo gran amigo de Mutis, departiendo con Jorge Amado
y Adonías Filho.
Eadonias assumed (based on copyright claims). 
Own work assumed (based on copyright claims)
commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1916856


Por otra parte, al contrario que la última corriente indigenista que parece más visible y reduce al absurdo la conquista, Álvaro Mutis siguió la tradición de escritores americanos, que admiraba a la Corona española. El más grande de todos, quizá, Rubén Darío, quiso estrechar los lazos con la madre patria para escapar de la horma de Washington ( el día de la Hispanidad proviene de esa idea, resaltar lo hispano frente a los vientos culturales del norte). Mutis entendía que la decadencia apareció cuando las masas pasaron a reinar en lugar de la institución monárquica. Cuentan la anécdota.....que en una visita a la tumba de Hernán Cortés, quiso ejercer de cicerone del Príncipe de Asturias. A pesar  de las advertencias de su séquito de seguridad, Don Felipe se sumió en la barahúnda y el dédalo de calles del Zócalo. En cuanto llegaron al lugar sagrado donde reposaban los restos del conquistador español, un cura con aspecto de asceta y muy despistado, les increpó que no era lugar para turistas, cansado de los más osados, que mancillaban el recinto religioso. El escritor, lleno de bondad, le reprendió amistosamente, indicándole que no se trataba de un turista cualquiera, sino de SAR El Principe de Asturias. De Mutis, cabe conservar su poesía que desarrolló bien en el corsé de las formas métricas o en cubil menos restrictivo de la prosa, con sus ineluctables flashes con reverberos poéticos. En otro lugar desarrollaremos más la vida y milagros del autor colombiano. Anécdotas de su relación con Gabriel García Márquez, que  es muy prolija en ellas.  


 (1)   El volumen de En busca del tiempo perdido sorprende por la musicalidad de su prosa, una verdadera recreación para los sentidos. Es difícil escribir con más armonía que Marcel Proust.

Comentarios

  1. Interesante artículo sobre las dos junglas: la geográfica y la de las palabras.

    Una pequeña corrección, si me la permites: los príncipes llevan el título de alteza, lo de majestad es sólo para los reyes.

    Será interesante que desarrolles más lo de García Márquez y Mutis, espero esas anécdotas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias,Bonifacio.Sí,son dos personajes antagónicos en sus ideas,pero que se profesaron un verdadero cariño,más allá de las mismas.Son anécdotas literarias de cómo se inspiraron mutuamente.Mutis fue el único que conservo su admiración por la monarquía.Mario Vargas Llosa y otros experimentaron una evolución ideológica desde el marxismo que albergaron en sus comienzos.Ni Gabo ni Mutis se movieron en este sentido.

    Respecto a la Majestad,hice un Álvaro Mutis por el foro,dado que el relato del colombiano está trufado del tratamiento SAR Su Alteza Real y lo traspuse como majestad por un lapsus.En mi cabeza Felipe es Rey aunque en aquel tiempo fuese sólo el heredero.Acepto humildemente mi error:el lapsus y que no quise fusilar literalmente el acontecido del colombiano,me llevaron al error.Gracias por indicarmelo y lo he cambiado,Bonifacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,entiendo el lapsus. A mí me pasa al revés, lo sigo viendo como príncipe, por inercia. Además, ahora con eso de reyes eméritos, papas eméritos... es todo más lioso.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Pues cuidado si te topas con Don Felipe,y le llamas Su Alteza Real.Y sí,es verdad que esas renuncias convierten en especiales los tiempos que viven instituciones tan importantes.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La alegoría dorada del Mago de Oz.

El maravilloso Mago de Oz, aparte de un fabuloso relato para luchar contra nuestros propios complejos - la inmensa telaraña que construimos en torno nuestra y que algún crítico ha tildado como un manual de autoayuda-  pues como decíamos, es un libro más alegórico de lo que parece a simple vista. A tenor de las divagaciones de  Paul Krugman, premio Nobel de economía algo extravagante en las conclusiones de sus artículos del New York Times(1),  bajo unas fórmulas claramente infantiles, el Mago de Oz esconde una mordaz diatriba contra el Patrón oro. Su autor  L. Frank Baum, un hyphenated, fue testigo de cómo muchos propietarios hipotecados del Estado de Kansas, que describe con una notable penuria en sus tiempos, perdían sus terrenos y eran expulsados de una actividad centenaria, que como granjeros habían desarrollado durante generaciones y generaciones familiares. Por aquella época finisecular - publicado en 1900- en plena era de la Primera globalización que acabaría como sabemos con un…

Musa de piratas y bohemios

Una humareda azul intensa como sus pupilas, se desprendió del cigarrillo con filtro. Sofisticada, gambeteaba por la malograda pieza con tiento, mientras expelía frases con su voz argentina y alguna palabra en francés. - ¿Así que usted es Don Ramón? ¿El famoso Don Ramón?- El literato asintió con aires principescos. La joven dama entretanto siguió revoloteando en torno suya, enervando por su extraordinaria belleza, al maestro. - ¡Quería conocerle si no es mucho fastidio, mom chéri!- El poeta calibraba la hermosura de aquel ángel caído del cielo. Unas incipientes ojeras denunciaban sin embargo, una vida disipada. Don Ramón no le quitaba ojos, estudiaba a la joven, porque quería llegar a sus propias conclusiones. Había oído hablar tanto de la musa de los bohemios parisinos, que le azuzó una curiosidad insana. Manco, estaba garabateando con el otro brazo, el derecho y el que le quedaba, unas notas de la próxima novela y vino aquella corriente impetuosa, que escupía preguntas sin parar.- ¿ …

Mary Celeste, el barco fantasma.

En los suntuosos recuerdos(1) de nuestra niñez, brillan los mapas imaginarios de corsarios y piratas, cuando en plenos vericuetos guadarrameños, aguardábamos agazapados en el campo a que pasasen de largo los mayores, para franquearnos el paso en el juego, al lugar donde presuntamente habían escondido el premio. En una de aquellas idas por el dédalo sembrado de pinochas, Toby, un precioso cocker spaniel, más avezado y buscador infatigable de viandas,  se hizo antes que nadie con el premio gracias a sus sensibles pituitarias. Poco después, el cordel de un chorizo de cantimpalo colgaba delator de su boca, y con cara jocunda, nos miraba altivo porque no alcanzaba a comprender el motivo de nuestras risotadas.  Fue gracias a La Isla del Tesoro (2), que descubrimos el placer de imaginarnos aventuras como las de su protagonista, Jim,  y convertirnos algún día en grumetes. A lo largo de nuestras vidas, recelamos de los Long John Silver o nos atrajeron los seres extraños como Ben Gunn, colmados…