Ir al contenido principal

El tamaño sí que importa.



Sin duda una de las parejas eternas de la literatura, trufada de episodios hilarantes, sería la conformada
  por Scott Fitzgerald y Ernest Hemingway. Nos movemos en las arenas movedizas del primer siglo XX y llueven los testimonios sobre este dúo en París era una fiesta; o lumbreras de la metaliteratura como nuestro Enrique Vila-Matas han recurrido al bisturí de su agudeza, para  apreciar la figura y el rostro de Fitzgerald, oculto en alguno de los protagonistas de  los cuentos de Hem. Bien es cierto que otros autores se meten en el cieno freudiano, con el que sacarán a relucir  matices sexuales en la relación de estos dos monstruos . Afirman con rebozo, que entre ellos hubo un amor platónico en ciernes. Más a su favor juzgan la prescripción de Ernest respecto a las limitaciones que una  esposa acaparadora, Zelda, le imponía a su partenaire literario. Ese noray que le amarraba y le impedía despegar en la literatura a una dimensión más acorde con su talento. ¡¡¡ Si se desprendiese de ella!!! nos parece escuchar esa letanía admonitoria  de un joven Ernest. ( Esta fuga de las dos estrellas literarias que describimos en un post antiguo, alimenta sus especulaciones sobre la naturaleza amorosa de esta relación https://elazoguedemidesespero.blogspot.com.es/2016/02/fugas-reales-e-irreales.html ).

El caso es que Zelda perseguía a Scott Fitzgerald para que viviesen juntos en una perpetua fiesta. Apenas tomaba el novelista americano un trozo de papel en el que plasmar sus ideas, que aparecía la irredenta muchacha, esclava gozosa de la noche, para arrastrarle a la consumación de los placeres de la farra parisina. Así le secaba el talento, le vampirizaba las energías de la juventud  hasta el extremo de que un día llegó el joven rubio con las cuitas dibujadas en su semblante. Ernest le preguntó.- ¿Qué te pasa, amigo?- Fitzgerald titubeaba, porque planeaba la sombra de su fementida esposa, y sabedor de la urticaria que le producían sus historias de alcoba a su colega, se reservó confesar sus temores.  Pero seguidamente balbuceó y su querido Ernest le volvió a insistir. Zelda quién sabe si por una vida de excesos, había acabado como proféticamente indicaba su nombre en una celda, o más bien confinada en un sanatorio. La joven carcomida por unas arrugas prematuras, había  perdido el oremus, babeaba y alternaba momentos de lucidez en los que lanzaba verdaderas diatribas contra su esposo.  


Zelda, una belleza sofisticada, que convirtió en
atribulada la existencia del autor de Suave es la noche

- Zelda dice que su locura es debida a que nunca la he satisfecho en la cama.- El pobre de Scott Fitzgerald siguió murmurando porque la congoja teñía sus mejillas.- Claro, como la tengo tan pequeña. 

Sin pensárselo, Hem cogió su abrigo y se dan ambos una vuelta por los desnudos del Louvre, donde queda en evidencia el canon de verga más clásico,  pequeño y ligero, impronta de elegancia y armonía frente a los turbadores miembros, que los antiguos atribuyen a criaturas pecaminosas, cuyo cuerpo muchas veces deforme, no guarda equilibrio en sus proporciones. Brazos ínfimos conviven en las retamas  de carne de estas recreaciones del pecado, con falos y narices procaces, mientras  sus faces destilan un ardor libidinoso. Fitzgerald salió más reconfortado del Louvre con el equilibrio y proporciones de su sexo.



El boceto en este caso de Da Vinci
de un David con un miembro pequeño,
que guarda equilibrio con el resto del cuerpo

Por el tamaño, en este caso de forma antagónica, los maledicentes de palacio murmuraban  acerca de la extraña comunión que había surgido entre la zarina Alejandra Fiodorovna y la figura odiosa de Rasputín. Creían que en ausencia del Zar Nicolás II, éste ejercía una sombría influencia en los asuntos de Estado y algo más, en los de cama. Sus cortesanos querían guardar por consiguiente el tálamo conyugal de los zares, aunque en realidad, la proximidad del monje loco con la zarina obedecía a otros motivos. El zarevich enfermo de hemofilia  había mejorado mucho del mal que le aquejaba, haciendo menos frecuentes sus hemorragias, gracias a las sanaciones del religioso que imponía los rezos como mejor terapia. No sabemos si por autosugestión, el caso fue que los rezos recetados por el monje loco, surtieron efecto. Hemos de recordar en este punto que en torno a la zarina revoloteaba la ojeriza del pueblo llano a consecuencia de su origen alemán , país contra el que se combatía ferozmente en la I Guerra Mundial. Dos personajes que concitaban rencillas en la opinión pública, pero si además añadimos la propensión al género femenino de Rasputín, al que le inclinaba su salvaje verga según las hablillas del pueblo llano, y que estas inclinaciones provocasen que fuesen legión los maridos de la alta sociedad desairados  vamos tejiendo los mimbres del drama de una muerte , que fue atroz. La versión que nos ha quedado, surge de la declaración en juicio de uno de los maridos ofendidos, el Príncipe Yusupov, que había tramado una red de engaños para asesinar al monacal protagonista de nuestra historia.



Rasputín, inclinado al rezo y la lujuria
tenía un miembro gigantesco

Pero no fue como pensará el lector, en el juicio del asesinato del monje donde el aristócrata ruso nos legó esta versión de los hechos. En la década de 1920, este Príncipe Yusupov había demandado a la Metro Goldwyn- Mayer Co  porque en un largometraje producido por esta compañía, aparecía la princesa Yusupov como la ferviente amante del religioso. El matrimonio negaba esta relación amorosa en el estrado, pero a raíz de una jugosa declaración, que obedece según algunos forenses e historiadores más a una fértil imaginación, nos quedó el relato de la muerte del monje, que sobrecogió a la opinión pública y sirvió para sus fines puesto que la compañía acabó indemnizándoles con 25000 libras de la época. Haciéndonos eco de la misma, el santurrón sobrevive a diversos envenenamientos ( pasteles rellenos de arsénico y matarratas) , como si un halo sobrenatural le protegiese y a otros tantos disparos. Es cuando le arrojan al río, que logran que muera ahogado. Estudios forenses recientes aseguran en cambio que el sanador murió de uno de los disparos que le alcanzó en la cabeza, sin embargo  este relato de leyenda que pergeñó el Príncipe Yusupov, es más sólido en el imaginario colectivo y ha sobrevivido a otras lógicas. Nos preguntamos si el trágico final de Rasputín no hubiese tenido lugar de no tener que saciar los apetitos de su alargada churra. También nos preguntamos si su sexo fue en realidad de tan grandes proporciones, o por esa idea de que el pecado estaba asociado a la desproporción física, llevó al populacho a atribuirle semejantes magnitudes. Porque se conserva su apéndice viril, ¿pero es realmente el suyo?  Hay muchas dudas a este respecto. Aquí dejamos en un link, http://arquehistoria.com/la-fabulosa-leyenda-del-pene-de-rasputin-3177 el periplo que sufrió su presunto miembro que presuntamente amputaron, y que atestigua,también presuntamente,su gran tamaño. Un relato que en el caso de Rasputin transita por  la leyenda como siempre y algunos hechos ciertos.  










Comentarios

Entradas populares de este blog

Los comienzos del más grande

El micrófono valorado en más de un millón de dólares>> secretaba el televisor, que se hacía eco de un reportaje dedicado a un  cantante muy famoso. Nosotros en el duermevela de la siesta, alzamos atraídos por la noticia un párpado, para que se nos revelasen  las formas del instrumento, pero apareció aquel bulto envejecido. Antaño había producido la dicha en millones de sus seguidoras y  tuvo en el hito del Teatro Paramount, una de sus paradas en el camino de la fama. Aquella noche en cambio, el fenómeno iba a actuar en el Santiago Bernabéu. A todos los italianos les brillaba una sonrisa al escuchar su nombre, pues a pesar de los esfuerzos de su madre, una genovesa que según la leyenda renegaba de su orígenes, Frank Sinatra nunca renunció a aquellas amistades de barrio y a otras más comprometidas y menos recomendables ( Salvatore Giancana, mafioso que controlaba el ocio nocturno en varias ciudades, entre otros).   





Al fin y al cabo, Frankie era un medio italiano surgido de un alfo…

Gardel, la muerte no es el final

Su expresión mudaba con los cirujas, maulas, otarios o perdularios que se aferraban a un viejo esmoquin como brillo de un pasado de éxito, que se perdió en los anales causados por las desdichas.  Se apoderaban de él con nocturnidad en todos y cada uno de sus shows, que le removían las entrañas para dejarlo exhausto. Las minas eran  estrellas inalcanzables,¿ quién no se ensoñó con Madame Ivonne?

Han pasado diez años que zarpó de Francia,
Mamuasel Ivonne hoy solo es Madam…
La que va a ver que todo quedó en la distancia
con ojos muy tristes bebe su champán.
Ya no es la papusa del Barrio Latino,
ya no es la mistonga florcita de lis,
ya nada le queda… Ni aquel argentino
que entre tango y mate la alzó de París

Aquellos personajes cobraban vida en su interior, y el cieno del arrabal, con las notas sincopadas del bandoneón se convirtieron en poesía. Por eso cuando el avión que les transportaba chocó con otra aeronave antes de despegar en Medellín en el año 1935, segando la vida de Carlos Gardel